miércoles, abril 24, 2024
PolideportivoPortada

“Me cuesta disfrutar de mis resultados, la insatisfacción me obliga siempre a ir por más”

Fueron algunas de las primeras palabras de Agustín Vernice en conferencia de prensa tras el recibimiento que le organizó el Club Estudiantes tras su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio.


La conferencia de prensa donde se encontraba el restaurante “Bataraz” contó con la presencia del intendente Ezequiel Galli y Emilio Incaurgarat en representación del club que lo vio nacer, aunque “no he podido hacer que se lleven bien mi estadía en Olavarría y el alto rendimiento, porque cuando estoy acá es mi esparcimiento”.

 

Sin embargo, a pesar de sus dificultades para entrenar en el arroyo “que me trae un montón de recuerdos”, siempre decide regresar a la ciudad y al igual que cuando se consagró campeón panamericano, Vernice fue recibido por la comunidad y los deportistas del “Bataraz” y sobre ello opinó: “No tengo palabras para transmitir la felicidad que me da tanto afecto, es felicidad plena, la medalla es ambición, pero esto además de orgullo es una responsabilidad, la responsabilidad de transmitir buenos valores”.

 

“Poder transmitir algo es una satisfacción increíble”

 

Agustín Vernice también resumió lo que fueron estos años de preparación para los Juegos Olímpicos y su participación en la máxima cita del deporte mundial: “El 2020 fue caótico, estuvo la pandemia y el juicio al Comité Olímpico Argentino por mi plaza por parte de Francia, pero eso me llevó a prepararme de diferente manera y ahora me siento preparado para competirle a cualquiera”.

 

 

Llegué a Tokio con muchas ganas e inseguridades, tenía la incertidumbre de lo que iba a pasar, de cómo iba a reaccionar porque era realmente importante para mí”, dijo el único deportista sudamericano en la definición de la prueba K1 1000m donde también destacó: “ahora tomo mucho mejor el resultado y estoy orgulloso del proceso, no tiene sentido seguir haciendo análisis”.

 

El palista que contó que logró batir el récord del mundo -al igual que varios de los otros deportistas de la final olímpica- afirmó que “me cuesta disfrutar de mis resultados, la insatisfacción me obliga siempre a ir por más pero yo quiero ganar en lo que sea y si el día de mañana encuentro algo superador voy a cambiar”.

 

“Tengo mucho para dar aún en el K1, no fue esto el final”

 

Pero así como es crítico en cuanto las actuaciones personales, Vernice criticó a los diferentes representantes gubernamentales: “Vienen prometiendo una pista en condiciones desde hace décadas y estamos muy lejos del nivel europeo, pero la política deportiva tiene que ir más allá de una medalla. A mí el deporte me cambió la vida y me gustaría que más chicos tengan esa posibilidad”.

 

El apoyo discontinuo, que no haya un Ministerio y la falta de deporte, educación y salud no se va a ver en mí, sino en los próximos Juegos Olímpicos y con más atención en los otros que vengan”, sentenció el olavarriense, el octavo mejor palista del mundo que ahora tendrá más de un mes de vacaciones.